Carta de Julio Garavito

28 mayo, 2020

Carta Julio Garavito

El 5 de enero 1965, hace ya 55 años, se realizó la conmemoración del centenario del natalicio de Julio Garavito Armero. Ese día tuvo lugar la sesión solemne en la que se instaló el Consejo de la “Orden al Mérito Julio Garavito”, creada, para rendir homenaje a ese hijo ilustre de Colombia y figura muy destacada de la ingeniería nacional, así como para reconocer los méritos de hombres y mujeres de sobresaliente trayectoria en esta profesión.

En aquella reunión habló Julio Carrizosa Valenzuela, expresidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros que había sido también Rector de la Universidad Nacional de Colombia, un respetado profesor de Ingeniería en su Alma Mater y en otras instituciones de educación superior de nuestro país. Sobre su colega, dijo entonces don Julio, quien como Garavito fue llamado de esta forma en señal de respeto:

Entre todos los maestros que abnegadamente se esforzaban por mantener una tradición matemática entre nosotros, el que brilló por sobre sus antecesores, y aún sobresale hoy día, acentuándose con el tiempo la excepción que fue y sigue siendo, Julio Garavito. Nos atrevemos a decir que la herencia de Garavito no ha sido recogida hasta ahora por nadie: nadie la ha aprovechado, ni mucho menos continuado. Garavito fue, pues, una eminente excepción en su tiempo entre nosotros, y sigue siéndolo.

Para la Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería (ACOFI), creada en 1975, es muy grato unirse a la conmemoración del centenario del fallecimiento de don Julio Garavito, benemérito profesor, a quien se han rendido numerosos homenajes, incluso desde antes de su muerte, ocurrida el 11 de marzo de 1920. Precisamente, la carta que reproducimos en este folleto fue escrita por don Julio con motivo de la ley de honores que se tramitaba en el Congreso a finales de 1919, texto que también hemos incluido en esta publicación. La lectura de estas letras, documentos valiosos en la historia de Colombia, nos permite apreciar la estatura humana de un hombre que en su labor docente, lo mismo que en todas sus actividades, nos enseñó lo que significa tener honor y vivir con dignidad. A él nuestro sentido homenaje y a los Ingenieros de hoy nuestra invitación para considerar su ejemplo y procurar que dejemos huella esté a la altura de quienes nos han precedido y de los extraordinarios recursos con que contamos en la actualidad.

Luis Alberto González Araujo
Director Ejecutivo
Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería

Deja un comentario

Compartir