Jornada académica sobre licenciamiento ambiental y los retos para las facultades de ingeniería

  • Menú del evento:

  • Lugar y fecha

    Montería (Córdoba), 25 de julio de 2019, Auditorio San Jerónimo, Universidad Pontificia Bolivariana

    La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales y la Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería, con el apoyo de la Escuela de Ingenierías de la Universidad Pontificia Bolivariana seccional Montería realizarán el próximo jueves 25 de julio una jornada académica sobre licenciamiento ambiental y las oportunidades para las facultades, escuelas y programas de ingeniería.

    Este es un tema que tiene un alto impacto en todas las profesiones de ingeniería y este será un espacio donde se conocerán aspectos fundamentales del papel de la ANLA y cómo las facultades de ingeniería deben ser parte activa de este ejercicio.

    Objetivo

    En el marco de la agenda ambiental establecida entre la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y la Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería (ACOFI), realizarán una jornada académica, que busca ser un espacio para conocer el rol de la ANLA, sus funciones, conocer algunos elementos del proceso de licenciamiento ambiental y explorar oportunidades para las facultades, escuelas y programas de ingeniería de todo el país.

    Programa  

    Motivación

    El impacto ambiental es uno de los temas centrales en el contexto actual local, regional y global. Toda la sociedad tiene un papel fundamental en este proceso, dado que de una u otra manera cada persona tiene incidencia en el ambiente con cada una de sus acciones.

    Igualmente, la labor profesional de la ingeniería en todas sus áreas tiene relación directa con el impacto ambiental. Ejemplos como agroquímica, energía, hidrocarburos, infraestructura, minería, entre muchos otros, reflejan la necesidad de abordar el tema ambiental de manera integral.

    Entre los tópicos centrales se encuentra el licenciamiento ambiental, una iniciativa del estado colombiano, que realiza a través de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), encargada de que los proyectos, obras o actividades sujetos de licenciamiento, permiso o trámite ambiental cumplan con la normativa ambiental, de tal manera que contribuyan al desarrollo sostenible del País[1]. En este sentido, se hace prioritario para la ingeniería conocer y reconocer el papel de la ANLA para lograr que la actividad que se desarrolla genere las condiciones adecuadas ambientales, además de las técnicas, sociales y financieras.

    En este sentido:

    Muchos se preguntarán ¿en qué consiste la evaluación ambiental? Pues bien: el análisis técnico realizado por la ANLA implica una revisión del estado ambiental sin proyecto y los impactos que generaría el desarrollo del mismo en el área donde se va a ejecutar, conforme a las condiciones bióticas, abióticas y socioeconómicas. 

    Del resultado de dicha interacción, se determina si los impactos podrán ser prevenidos, corregidos, mitigados o compensados de manera eficiente de acuerdo a las medidas de manejo ambiental generadas por el proyecto. Del anterior trabajo técnico se determina negar u otorgar la licencia ambiental. 

    La licencia ambiental como un instrumento para garantizar el desarrollo sostenible del país, tiene en cuenta la estructura ecológica principal como parte de la zonificación ambiental del territorio, para lo cual, se han desarrollado los instrumentos de evaluación y seguimiento que buscan asegurar que el proyecto que se licencie, no afecte la integridad, la conectividad ecológica y la oferta de servicios ecosistémicos que benefician a la población y soportan el desarrollo económico del área de influencia donde se desarrollará el proyecto. 

    El proceso de licenciamiento ambiental reconoce el objetivo de la Estructura Ecológica Principal, al adoptar dentro de su evaluación enfoques integrados y variables relacionadas con la diversidad, los servicios ecosistémicos y la funcionalidad de los procesos ecológicos, de forma tal que el desarrollo de los proyectos tenga una base natural sostenible. En este sentido, la toma de decisiones se basa en el conocimiento de los recursos naturales, los servicios ecosistémicos y su valor ambiental, social y económico, los usos actuales y las presiones sobre el paisaje, entre otros.[2]

     

    ACOFI, en 2019 ha firmado una agenda ambiental con la ANLA para apoyar los diversos procesos de esta entidad y aportar al desarrollo sostenible del país.

    [1] Tomado de: http://www.anla.gov.co/Institucional/Marco-Estrategico

    [2] Tomado de Revista Ronda Digital, disponible en http://portal.anla.gov.co/sites/default/files/comunicaciones/imagenes/revista/revistaver27-12-2017-2.pdf

    Deja un comentario

    Compartir